La Travesía Cesáreo Tejedor

Latitud Tenerife es una iniciativa que está inspirada en varios proyectos ya existentes como la Travesía Cesáreo Tejedor. Con este artículo se pretende dar a conocer los orígenes de esta propuesta en la isla: La Travesía Cesáreo Tejedor. Se trata de la actividad montañera más importante y más antigua de Canarias y  una de las más importantes de este deporte ya que parte desde el nivel del mar, asciende hasta 3.718m. y termina a nivel del mar. Esta iniciativa se debe a Cesáreo Tejedor (primer Presidente y fundador del Grupo Montañero de Tenerife y Presidente de la Federación Tinerfeña de Montañismo), que con otros montañeros de su grupo diseñó a finales de los años sesenta su recorrido, planificándose en 1969 su primera edición. Lamentablemente por el accidente mortal que sufrió en la cara norte del Teide el 28 de diciembre de 1968, no pudo realizar la primera edición y por eso se le dió su nombre. Fue allá por el año 1969, cuando unos enamorados de la montaña, decidieron cruzar Tenerife por la ruta mas larga posible, de oriente a occidente, de este a oeste, del Faro de Anaga, al Faro de Teno. Eran un grupo de montañeros del Grupo Montañero de Tenerife (GMT), quienes a modo de homenaje a su presidente y fundador, fallecido el año anterior  un fatídico día 28 de diciembre en la cara norte del Teide, se lanzaron a esta aventura. Ese hombre era Cesáreo Tejedor Cesáreo Tejedor (Fuente: diariodeavisos.com) el dom  28 dic 2008 Fundó el Grupo Montañero de Tenerife y fue presidente de la Federación. Parecía un mal presagio aquel mes de noviembre, cuando el diluvio que vivimos en el refugio de Ucanca (hoy refugio Edmundo Herrero) en el que nos encontrábamos con el propio Edmundo, unos quince miembros del Grupo Montañero de Tenerife (GMT), asoló gran parte de la Isla. Aquel final de otoño ya cubría de blanco las Cañadas del Teide, los corredores de la cara Norte invitaban a los amantes de la Alta Montaña a intentar la ascensión del Teide por alguno de ellos, llegó diciembre y varios compañeros ascendieron por el corredor de Mario, los que en aquel tiempo tenían el material adecuado preparaban los viernes en nuestras reuniones la salida a la Montaña, algunos irían al corredor de Múnich, por el que Tejedor había subido con unos alpinistas alemanes (de ahí su nombre), otros subirían por la vía normal, otros nos conformábamos con subir a Guajara y usar quizás por primera vez los crampones y el piolet. El día 28 de diciembre, Tejedor, Valencia y Ulises preparaban con la ilusión que solo los montañeros sabemos, la ascensión al Teide por el corredor de la Isla, una vez en él y montando el vivac, solo un ruido y un grito en el infinito, Tejedor cae y se pierde en la inmensídad de la cara norte, donde solo el silencio responde a los gritos de su búsqueda, en la soledad y ante el grado de dificultad en que se encontraban, tomaron la decisión correcta, uno buscaría a Tejedor (aún no sabían en que estado estaría) y el otro avisaría a la Guardia Civil que prestaba servicio en las Cañadas. Se organizó el rescate con los pocos medios con que en aquella época se contaban, montañeros de Santa Cruz y de nuestras secciones de La Orotava, Puerto Cruz y La Guancha se desplazaron a la zona y confirmaron la fatal noticia: Tejedor había fallecido. Muchos recibimos el aviso en la Audiencia y allí esperamos su cuerpo para velarlo y darle el último adiós. Cruz de Tejedor Hoy día, al pie del lugar donde cayó, se alza la Cruz de Tejedor en su recuerdo. La primera travesía completa a la isla, a la que dimos su nombre, se realizó por primera vez del 3 al 6 de abril de 1969. Desde el faro de Anaga al faro de Teno, pasando por la Rambleta y subiendo y bajando al pico del Teide. Cesáreo Tejedor Pérez era un consumado montañero y un gran deportista, practicaba el excursionismo, la escalada en roca y hielo, el esquí y la lucha grecorromana. Había nacido en Madrid en 1917, tenía por tanto 51 años cuando falleció. Con 18 años, y acompañando a su padre, ascendió por primera vez al Mont Blanc por el Gouter, en 1947 lo ascendió de nuevo por la Branva y La Verte así como la Aguja de Midi, subió todas las grandes montañas de los Pirineos, Sierra Nevada, La Pedriza…, en los Picos de Europa ascendió el Naranjo de Bulnes por la vía Victor en 1952, en 1965 la sur directísima, ya siendo presidente del Grupo Montañero de Tenerife. En nuestra Isla ascendió más de cien veces al Teide por sus diferentes vías en todas las épocas del año. Fundó y fue el primer presidente del Grupo Montañero de Tenerife y La Federación Tinerfeña de Montañismo. Para los que tuvimos el placer de compartir sus lecciones en el deporte y en la vida, nos quedará eternamente en la memoria su testamento deportivo quedó plasmado en ’El Cordino’, revista interna del GMT, hoy 40 años después sigue vivo para las nuevas generaciones en dos de sus frases: “Amor a la montaña y a nuestros camaradas en ella” y “Un individuo, aunque sea un escalador o un esquiador extraordinario, si no siente la montaña y la camaradería que ella entraña, será un deportista todo lo más, pero nunca un montañero”. Desde aquel año 1969, siguió realizándose por etapas la ruta Cesáreo Tejedor, cayendo en el olvido durante unos años, para retomarse en el año 2009, de la mano un reconocido montañero de la isla, Pedro Millán y en el 2011 con el GMT de la mano de Luis Villegas Peña.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu email no será publicado.